Entrevista en Sociedade Vegan sobre el proyecto Tras los Muros

Mar 2015

cerda area maternidad explotacion animalSociedade Vegan, un sitio web en portugués para la promoción del veganismo y la defensa de los animales me ha realizado una entrevista sobre la naturaleza del proyecto, las motivaciones y los objetivos.

Dejo aquí la traducción de la entrevista original que puedes encontrar en el siguiente enlace: SociedadeVegan.com

¿Cuál es el papel principal de Tras los Muros?

Tras los Muros es un proyecto fundamentalmente fotográfico que busca una reacción en el público haciendo visibles las injusticias que padecen los animales en los diferentes contextos donde se les agrede y donde se acaba con sus vidas. Es un medio, no un fin, que sólo puede entenderse en un marco estratégico a largo plazo.

El especismo, esto es, la discriminación de la que son objeto los animales por no ser humanos es un sistema de opresión estructural que forma parte intrínseca de cualquier sociedad. Al margen del credo, del modelo de organización política o de la cultura, los animales son agredidos de un sinfín de formas a cada cual más dura, y más brutal.

Las consecuencias de esta discriminación suponen la mayor de las injusticias conocida, tanto en número —cantidad de animales muertos por ello— como en intensidad. Acabar de raíz con esta situación —algo necesario si queremos evitar que siga sucediendo— implica transformar la sociedad desde sus bases.

Tras los Muros trabaja en este marco estratégico. Para combatir una injusticia, es necesario hacerla visible y además, con una intencionalidad concreta. Con las imágenes, que son acompañadas con reflexiones y propuestas —de ahí que pida que se cite la fuente—, se busca una reacción. Más allá de la compasión por el individuo que transmite su dolor en una foto, es necesario que las imágenes despierten la solidaridad en la gente y la motiven a comprometerse y levantarse contra esta injusticia.

No basta con sentir pena, es necesario solidarizarse y organizarse por quienes hoy son oprimidos. Algo que sólo sucederá si trabajamos colectivamente el sentido de justicia, es decir, si convertimos el sentimiento que nos provoca una situación concreta, como la rabia, la tristeza, en acciones organizadas para acabar con ella.

Las imágenes, entendidas en un contexto estratégico concreto, tienen este poder.

¿Cuáles son las dificultades encontradas en la ejecución del trabajo?

Fundamentalmente son dos, la emocional y el acceso a los lugares.

El dolor que se respira en estos lugares te lo llevas a casa. A esto se suma a la sensación de impotencia de luchar contra corporaciones muy poderosas y contra tradiciones y hábitos muy arraigados. Vas a esos lugares, compartes vivencias desagradables con quienes agreden a los animales, y te vuelves a casa con un puñado de imágenes con la que esperas esa reacción de la que hablo.

Por eso me esfuerzo en hacerlo lo mejor posible. Cada vez que descargo una tarjeta en el ordenador y veo que las imágenes no transmiten todo lo que he vivido me enfado conmigo mismo porque significa haberles fallado.

Por otro lado, el proceso para acceder a todos estos lugares es complejo. A veces muy largo, siempre de forma encubierta, en tensión, y en otras ocasiones tienes que acceder sin permiso, con el riesgo de ser capturado por una cámara de video vigilancia o de algún operario. Salvo en los lugares públicos donde no doy explicaciones a nadie, en el resto la tensión es una constante y se suma a la propia situación que vives de brutalidad, dos factores que dificultan concentrarte en un plano, en una mirada, o en una cuestión concreta.

En su opinión, ¿cuál debe ser la relación / papel del fotoperiodista durante un reportaje?

Si bien esto guarda ciertas similitudes tanto técnicas como en el proceso con el fotoperiodismo, su naturaleza es otra. La cámara que utilizo es un medio, con el que puede hacerse periodismo o con el que puede hacerse activismo. Yo hago esto último. Muchos fotoperiodistas hacen activismo con su cámara y otros empiezan haciendo fotoperiodismo y acaban inmersos en proyectos militantes. También ocurre lo contrario.

En mi caso me considero un activista con una cámara con un posicionamiento muy definido y en un marco estratégico concreto. También realizo diseño gráfico en el ámbito del activismo pero no me considero diseñador sino un militante más que aporta lo que sabe.

El papel de un activista con cámara es retratar las injusticias del lado de las víctimas —cuando uno retrata un hecho se posiciona siempre— para generar la mayor y más rápida reacción posible contra ese hecho..

Mercado peces mascotas México

¿Qué método utilizas para rodar algunas escenas sin entrar en conflicto con lo que está siendo fotografiado?

Cuando uno toma la decisión de ir a un lugar concreto para documentar lo que sucede lo hace porque considera que, tras analizar las diferentes variables, es lo mejor que puede hacer. Y esta idea, la de comprender la importancia de las imágenes que puedo obtener y poner toda la energía en concentrarme para sacar lo mejor de mi para no fallar a los animales, me acompaña a cada lugar que visito.

Las emociones vienen después, cuando dejo atrás esos centros de explotación.

¿Qué consejo le darías a los que quieren seguir el la carrera de fotoperiodismo o realizar activismo?

Un fotoperiodista es una persona que utiliza la cámara para hacer periodismo. Aunque puede guardar similitudes, como ya te he indicado antes, esto no es periodismo.

Yo utilizo la cámara y doy forma a este proyecto entendido en un marco de lucha. Es una herramienta más que forma parte de una estrategia a largo plazo y que se entronca con otros proyectos y propuestas de militancia.

En la gran mayoría de reportajes, donde los animales son víctimas de algún tipo de agresión o de abuso, y salvo en casos contados, como es el caso de los animales que son considerados más simpáticos, máa interesantes o más bonitos, —las focas, las ballenas, los perros, etc …— nunca se pone el foco en las víctimas. Los textos que los acompañan, apelando a esa “neutralidad” de la que muchos periodistas hacen gala, no buscan un cambio de paradigma ni dibujan una línea clara entre opresor y oprimido.

Alguien dijo una vez, “toma partido, la neutralidad favorece al opresor no a las víctimas,” y en esas estamos.

A la gente, más que aconsejarle, le invito a que reflexione sobre la situación de los animales y a que piense si es justo seguir con su vida tal y como la conoce o por el contrario orientarla a una de compromiso y de lucha. ¿No es acaso eso lo que nos gustaría que hiciesen con nosotros si estuviéramos en su situación?

2 Comentarios

  1. Sacar a la luz lo que ocurre en ésos infiernos para los animales, es IMPORTANTÍSIMO !
    En otros tiempos eso era imposible. Si causa alguna sensación en las personas que se percatan a través de las imágenes de lo que hay detrás de todos los productos de origen animal.
    Les felicito y por supuesto seguiremos difundiendo el veganismo !

    04-Mar-15 · 3:56 am | Permalink
  2. Tras los Muros

    Estoy de acuerdo Ana. Muchas gracias por tu comentario. A seguir luchando.

    Salud y Libertad.

    16-May-15 · 4:17 am | Permalink

Escribe un comentario

Tu email nunca será publicado o compartido. Los campos marcados son obligatorios *
*
*